Skip to content Skip to footer

Ciruelo: fantasías que alimentan a la realidad

El genial dibujante visitará Mendoza para dar tres charlas la semana próxima. Su arte fue requerido por el cineasta George Lucas (quien tiene una de sus obras en su colección personal) y para ilustrar la literatura de Liliana Bodoc

«Yo era un niño como cualquier otro, que dibujaba y vivía en un mundo de fantasía. La única diferencia con los amigos de mi edad es que ellos ya cortaron con ese mundo, yo sigo viviendo en él». El que habla porta un nombre extraño, el de un árbol exquisito y misterioso. Ciruelo (Gustavo Cabral), es un dibujante y pintor reconocido mundialmente por su capacidad para transmitir, justamente, mundos fantásticos con belleza y potencia inusuales. Esa fuerza queda explicada por el hecho de que los universos fantásticos se confunden aún para él con los reales, y eso permite la magia.

Precisamente «Arte y magia» es el nombre de la charla que trae a Ciruelo a Mendoza. El artista argentino, cuyo arte no sólo le ha hecho ganar el mote de «señor de los dragones», sino que ha sido requerido por George Lucas y para combinarse con la literatura de Liliana Bodoc, visitará nuestra provincia el lunes 2 y el martes 3 de mayo.

La charla «Arte y magia» será el lunes, de 18 a 22, en el Centro Blume (Julio A. Roca 195, Ciudad), un encuentro intenso y extenso, que permitirá a los interesados –artistas y público en general– conocer su talento de cerca y aprender de él.

Al día siguiente, Ciruelo estará ofreciendo en el cilindro del Cicunc (UNCuyo), la charla gratuita «El espacio creativo», pensada para alumnos y docentes de esa casa educativa. Finalmente a la tarde, de 15 a 17, el también creador de la técnica de los petropictos compartirá su arte y sus juegos con los más chicos, en el Parque Benegas de Godoy Cruz (ver aquí el cronograma de su visita).

Forjado como artista en Buenos Aires, su lugar de nacimiento, Ciruelo reside hoy en Barcelona (España). En un mundo hiperconectado, como el actual, ello no sólo ha significado que rompiera los lazos con su país, en el que tiene admiradores por doquier, sino que también su arte se reconociera en todas las fronteras. «Internet ha borrado las fronteras, y podemos recibir toda la información de manera directa. Es un mundo diferente y que va seguir cambiando», reflexiona.

A la hora de preguntarle de dónde surgen sus criaturas fantásticas (esas mujeres guerreras y suspendidas en paisajes indefinidos, esos dragones que parecen acabaran de posarse en el paisaje que vemos por la ventana), Ciruelo no tiene dudas: nacen de los sueños o de la infancia, que parecen lo mismo. «Hago lo mismo que hacía cuando niño, volar con la imaginación, como en los sueños, y repaso lo que son mis visiones, tanto para dibujar como para escribir. A eso le sumo la disciplina que adquirí, por mis entrenamientos físicos y mis lecturas, y eso hace que canalice mis sueños en algo que sólo puede llamarse con una palabra: arte», dice Ciruelo.

El artista, que está visitando la Argentina para diversas actividades, pudo unirse a una mendocina hace dos años cuando su fantasía visual se unió a la de Liliana Bodoc, para la saga literaria Tiempo de dragones. Ambos comenzaron a trabajar en los diseños de personajes y de guion para una película, y mientras tanto, una hermosa dragona blanca dibujada por Ciruelo ilustró el correlato novelístico del primer volumen de la trilogía de ese nombre, y que fue un éxito en ventas en la Argentina.

«La verdad es que ha sido una experiencia hermosa trabajar con Liliana Bodoc, pero por ahora el único trabajo concreto en real que se ha visto es la portada de Tiempo de dragones. La película, mientras tanto es un proyecto. Los caminos del cine son muy complejos, y se está buscando financiamiento y viendo qué posibilidades hay de convertir ese proyecto en una película», explicó el artista.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Ciruelo: fantasías que alimentan a la realidad - Inmendoza