Skip to content Skip to footer

Mendoza Vuela: perlitas en el aire de Rivadavia

Piruetas en aeroplano, paracaidistas y globos aerostáticos para el deleite de toda la familia

El cielo fue el escenario el sábado al mediodía, y los artistas los increíbles pilotos y paracaidistas que llegaron a Rivadavia desde todas partes de Argentina para participar del Mendoza Vuela, la primera edición de este evento organizado por Aerotec que promete convertirse en un clásico de sol, aviones, globos y paracaídas para toda la familia.

 

El piloto Eduardo Bolster, luego de su pasada, ovacionado por el público del aeroclub.
El piloto Eduardo Bolster, luego de su pasada, ovacionado por el público del aeroclub.

 

Una mini fotógrafa que no quiso perderse detalle del evento.
Una mini fotógrafa que no quiso perderse detalle del evento.

 

* Si bien algunos pudimos disfrutar de los silloncitos y la sombra en el sector VIP para prensa, organizadores e invitados especiales, la mayoría de la gente, que llegó de todas partes de la provincia, cargó con sus sillas y mesas de camping y todas las provisiones para un picnic al sol.

* La estrella del día fue el Loro, un locutor especializado en aeronáutica que acompañó con buen humor y comentarios la pasada de cada una de las naves. Se notaba la experiencia en este tipo de eventos: no cualquiera sabe describir los aviones o los nombres de cada pirueta.

 

Marche una selfie para Valentina Bertona, Iara Carballo y Pablo Cardama.
Marche una selfie para Valentina Bertona, Iara Carballo y Pablo Cardama.

 

De zapatos y corbata no quiso perderse ni un detalle. No sabemos qué llevaba en el bolso, pero parece importante.
De zapatos y corbata no quiso perderse ni un detalle. No sabemos qué llevaba en el bolso, pero parece importante.

 

* Además de DJ Fabu, a cargo de la música del Mendoza Vuela, bandas de Rivadavia musicalizaron las «pausas» entre una pasada y otra, una buena forma de incentivar a los artistas mendocinos y fomentar la música local.

* Los accesorios infaltables del día fueron las gorras y sombreros y los lentes oscuros. Desde los más pequeños hasta los más viejos se protegieron del sol. Quedó confirmado que los pilotos usan, en efecto, gafas estilo aviador.

 

Por los cielos de Rivadavia.
Por los cielos de Rivadavia.

 

A falta de sombrillas y gacebos, la sombra de cualquier cosa servía para echarse a descansar. En este caso, la de un auto que estaba expuesto.
A falta de sombrillas y gacebos, la sombra de cualquier cosa servía para echarse a descansar. En este caso, la de un auto que estaba expuesto.

 

* Diferentes stands ofrecían comidas y bebidas, desde hamburguesas a la parrilla, shawarma, sopaipillas con jamón cocido y hasta sánguches de bondiola. Eso sí, los precios eran bastante elevados. Para la próxima, a romper el chanchito o llevarse la vianda desde casa.

* Además del público especializado que llegó al aeroclub sabiendo con qué iban a encontrarse, muchas familias fueron en busca de un paseo diferente de fin de semana y se volvieron más que satisfechas, por lo que este evento promete consolidarse en la agenda mendocina.

* «¡Están locos!» fue el comentario general ante una pirueta, que consistía en que los comandantes de los aeroplanos subían hasta cierto punto y luego abandonaban la nave en una especie de caída libre. Desde abajo la sensación era que íbamos a ser aplastados por un avioncito en cualquier momento.

 

Una de las maniobras más arriesgadas.
Una de las maniobras más arriesgadas.

 

NI 28
De la manito y muy coquetos paseaban los hermanos Pili y Luca, mejor vestidos que muchos adultos del evento.

 

* Como quien saca a mostrar el auto un domingo a la tarde por el parque, estos pilotos deben ser súper fanáticos de sus aviones. Ni bien tocaban el suelo luego de una pasada desenfundaban sus franelas y repasaban el lustre perfecto de los brillantes aeroplanos.

 

Una postal con las ofertas en la tierra y en el cielo.
Una postal con las ofertas en la tierra y en el cielo.

 

El contraste perfecto entre los dos looks más elegidos para cuidarse del sol del mediodía.
El contraste perfecto entre los dos looks más elegidos para cuidarse del sol del mediodía.

 

* Con la precisión de un cirujano los paracaidistas aterrizaban en la plataforma después de surcar el cielo de Rivadavia y de ofrecer volteretas para el deleite los espectadores, aunque no quedó muy claro si fueron intencionales o si el viento (que soplaba algo fuerte) los hizo girar de más.

* Como corresponde a un evento mendocino de pura cepa, el horario de comienzo, anunciado para las 10, se corrió hasta casi cerca del mediodía. Al menos el sol estaba lindo y había sillones y música en el stand de la Municipalidad para mitigar la espera.

 

Una buena combinación para descansar de la noche del viernes y apreciar los vuelos sin dolor de cuello.
Una buena combinación para descansar de la noche del viernes y apreciar los vuelos sin dolor de cuello.

[authorbox authorid=»29″ title=»123456789″]

Facebook
Twitter
LinkedIn
Mendoza Vuela: perlitas en el aire de Rivadavia - Inmendoza