Skip to content Skip to footer

Tierras Altas y el juego de los aromas Malbec

La bodega Tierras Altas propone una visita muy original para conocer y degustar sus vinos. Los visitantes se sirven por sí mismos y hay una cata a ciegas

Novedosa y diferente, la «Experiencia Malbec» es el tour de degustación de bodega Tierras Altas (Familia Vargas Arizu) donde el visitante tiene la única posibilidad de probar los distintos estadios del vino, desde el mosto hasta el proceso de estancia en barricas de roble o en tanques de acero. De esta manera se aprecian en forma directa las etapas de elaboración.

«Lo que hemos planteado es una visita de bodega diferente a todas las demás, haciendo algo más lúdico, más divertido, menos formal para que la gente aprenda paso a paso desde la elaboración. Probamos los jugos de uva, los vinos en su etapa de fermentación, terminados de fermentar sirviéndose directamente desde la barrica», cuenta Federico Vargas, responsable del programa.

La propuesta es cambiar el perfil tradicional de las visitas a bodega, con  una experiencia más dinámica y de aprendizaje, basada en la degustación de vinos Malbec de diferentes estilos durante el proceso de elaboración. La particularidad es que cada persona se servirá de tanques de acero inoxidable en la sala de fermentación y de las barricas en la cava subterránea.

«De las mejores cosas que hicimos en la vida», dice Juan, un usuario de TripAdvisor, donde los comentarios de la experiencia son más que favorables y colocan a Tierras Altas en el puesto número 3 dentro de las experiencias en bodegas. «Fuimos con mi novia por recomendación de un amigo local. Nos sorprendieron desde el primer minuto. El guía, un apasionado del vino, de su trabajo y de los visitantes, nos ilustró sobre el proceso del vino, las calidades y lo que necesitaba un amateur para disfrutarlo, sin caer en cuestiones técnicas o químicas incomprensibles. Desde la práctica nos enseñó cómo interpretar una buena bebida. Durante el almuerzo nos ofrecieron hacer cata de aceites de olivas y acceto balsámico».

«A la gente le encanta porque es innovador, es bien diferente a todo lo que se hace y les resulta mucho más divertido», confirma César Freites, encargado de Turismo y Restaurant de la bodega, y quien personalmente se dedica a guiar a los visitantes.

Para apreciar las diferencias  entre vinos jóvenes y vinos añejos  se degustan vinos con un año en tanques de acero y el Malbec Reserva de Familia 2005, con 11 años de estiba.

Otra de las actividades que resultan sorprendentes y divertidas es la «cata a ciegas» (con los ojos vendados). «Este es el juego con descriptores aromáticos del Malbec en la cava. Los visitantes  prueban los vinos con los ojos tapados y esto potencia los sentidos del olfato y el gusto. Cuando tenés los ojos abiertos el cerebro está prestando atención a todo lo que hay alrededor, pero si te tapan los ojos la atención se concentra mucho más en los sentidos que estás estimulando», explica Fede Vargas.

[alert type=red ]Bodegas y Viñedos Tierras Altas, de Familia Vargas Arizu. Acceso Sur 6501. Lateral Este. Carrodilla, Luján de Cuyo[/alert]

Facebook
Twitter
LinkedIn
Tierras Altas y el juego de los aromas Malbec - Inmendoza